Podrías estar viviendo con el VIH sin saberlo… ¡Estos son los síntomas que no debes pasar por alto!

Al cabo de un mes o dos de la entrada del VIH en el organismo, del 40% al 90% de las personas experimentan síntomas similares a la gripe, conocido como síndrome retroviral agudo (ARS). Sin embargo, a veces los síntomas del VIH no aparecen durante años, o incluso una década, tras la infección. “En las primeras etapas de la infección por VIH, los síntomas más comunes son…ninguno”, dijo un doctor de Kaiser Permanente. Una de cada cinco personas solo en EEUU pueden vivir mucho tiempo sin saber que lo tienen, razón por la cual hacerse la prueba es tan importante.

Fiebre
Uno de los primeros síntomas puede ser una fiebre leve que podría alcanzar hasta los 38 º aproximadamente. La fiebre, si tiene lugar, suele ir acompañada de otros síntomas generales, dolores de cabeza, fatiga, inflamación de ganglios linfáticos y dolor de garganta. “En este punto, el virus se está moviendo en el torrente sanguíneo, multiplicándose poco a poco. Cuando esto ocurre, hay una reacción inflamatoria por el sistema inmunológico”.

También podrían verse erupciones en la piel, con lo cual, es importante someterse a la prueba cuanto antes.

Dolor muscular, articular y nódulos linfáticos hinchados

La enfermedad se confunde a menudo con la gripe, la mononucleosis u otras infecciones virales, incluso sífilis o hepatitis. Eso no es sorprendente: muchos de los síntomas son los mismos, incluyendo dolor en las articulaciones, músculos y ganglios linfáticos. Esta última parte pertenece al sistema inmunológico del cuerpo, y tienden a inflamarse cuando aparece una infección. Muchos de ellos se encuentran en la axila, la ingle y el cuello.

Náuseas, vómitos y diarrea
En cualquier punto de la enfermedad, del 30% al 60% de las personas tienen náuseas, vómitos o diarrea, sobre todo en las primeras etapas de la misma. Estos síntomas también pueden aparecer como resultado de una terapia antirretroviral y más tarde en la infección, generalmente como resultado de una bastante oportunista. La diarrea incesante y que no responde en absoluto a una terapia habitual, podría ser una señal. Los síntomas pueden ser causados por un organismo que no suele verse en personas con sistemas inmunes saludables.

Pérdida de peso
Una vez llamado “síndrome de desgaste”, la pérdida de peso es una señal de un estado avanzado de la enfermedad, y podría deberse en parte a una diarrea severa. Si ya está perdiendo peso, eso significa que el sistema inmunológico está agotado, no importa si come tanto como sea posible. Sin embargo, este síntoma se ha vuelto menos común gracias a la terapia antirretroviral. Se considera que una persona tiene síndrome de desgaste si pierde un 10% o más de su peso corporal y ha tenido diarrea o debilidad y fiebre más de 30 días.

Tos seca
Una tos seca es una de las primera señales con la que también se puede identificar a esta horrible enfermedad, la cual se suele confundir con una gripe o resfriado común. Pero si continúa durante bastante tiempo, aproximadamente año y medio, puede seguir empeorando. Además, el benadryl, antibióticos e inhaladores no solucionarán el problema, ni los alergistas. Este síntoma es más bien una tos insidiosa que podría durar semanas, sin solución aparente, y es muy típico en pacientes de VIH bastante enfermos.

Neumonía
La tos y la pérdida de peso también pueden presagiar una infección grave causada por un germen que no debería preocuparle si su sistema inmunológico funcionara correctamente. Hay muchas infecciones oportunistas diferentes, y cada una se puede presentar de manera diferente, como una neumonía por pneumocystis, también conocida como neumonía por SIDA, algo que te llevará al hospital. Otras infecciones molestas incluyen la toxoplasmosis, una que afecta al cerebro; un tipo de herpes llamado citomegalovirus; y otras infecciones por hongos.

Infecciones por hongos
Otra infección que es común en etapas posteriores es la candidiasis, una infección en la boca producida por un tipo de hongo. Es bastante común y suele causar infecciones en mujeres, apareciendo normalmente en la boca o en el esófago, haciendo difícil la deglución. Los pacientes puede tener manchas de color blanco en la boca que pueden no ser molestas, pero sí muy difíciles de eliminar si no se comienza a tomar la medicación para combatir el VIH.

Irregularidades en la menstruación
Cuando el VIH se encuentra en una etapa avanzada, parece aumentar el riesgo de tener irregularidades menstruales, como períodos menores y más ligeros. Sin embargo, estos cambios probablemente tienen más que ver con la pérdida de peso y la mala salud de las mujeres con la enfermedad, en lugar de la propia infección en sí. El contagio del VIH también se ha asociado a una edad más temprana de la menopausia (47 o 48 años para las mujeres infectadas en comparación con los 49 – 51 de las no infectadas). ¡Recuerde que puede vivir mucho tiempo sin saber que tiene la enfermedad! ¡Acuda al médico cuanto antes si siente algunos de estos síntomas mencionados! ¡Y comparta este artículo con todo el mundo para que estén informados.

 

Fuente: http://soymyka.com

Loading...