Los primos, una amistad especial dentro del mismo árbol familiar

Solemos hablar de los hermanos como los primeros amigos de nuestra infancia y con ello a veces olvidamos, en parte e injustamente, el valor que nuestros primos tienen en los primeros juegos, en los primeros intercambios y en los primeros afectos.

Digamos que la amistad entre primos es una amistad especial dentro del mismo árbol familiar; esto hace que aunque no formen parte de nuestra vida diaria, logren hacerse un lugar privilegiado en nuestros pensamientos, así como quedarse para siempre grabados en la retina de nuestra memoria.

Ellos constituyen vínculos imprescindibles en nuestra vida y, si la relación es buena, pueden llegar a convertirse en pilares magníficos que reflejan bellas y tiernas sonrisas en nuestro rostro.
Compartir

Niños regando un árbol

Los primeros amigos, nuestros familiares

Quien ha tenido el gusto y el placer de crecer con primos a su lado sabe lo que se desean los encuentros espaciados, las tardes de juego, las historias por contar, las noches hablando durante horas, las peleas y las paces casi obligadas.

“Pediros perdón y daros un abrazo”, decían nuestros padres y tíos. ¡¡Cuánto costaba llegar a hacerlo pero qué rápido se olvidaba la disputa!! ¿Por qué? Porque cuando éramos niños sabíamos que cada segundo de juego era un precioso tesoro que no podíamos descuidar y refunfuñar significa hacerlo.

El tiempo valía oro y las riñas no merecían perder momentos de disfrute al lado de nuestros primos, pues en cualquier momento nos llamaban para cenar o nos hacían recoger para marchar.
Compartir

Con nuestros primos aprendimos a relacionarnos más allá de las fronteras de nuestro hogar, más allá de las normas diarias y de los apuros cotidianos, alejándonos incluso de lo real para sumergirnos en un mundo de ensueño que nos hacía volar y volar a lugares llenos de fantasía y diversión.

niña ante una ventana mirando un pez y aplicando el método Montessori

Los primos, una amistad para siempre

Las tardes de juegos y los secretos compartidos hicieron de esos ratos de nuestra infancia algo memorable. Aprendimos a compartir, a resolver conflictos, a recogerlágrimas, a escuchar, a sanar heridas, a hacer perfumes con flores, a recoger tesoros, a encontrar valiosa a la naturaleza y la sabiduría emocional que nos transmite la existencia de una conexión tan especial como la que se establece entre los hijos de los hermanos.

Asimismo, la relación que mantienen los padres y los tíos se refleja muchas veces en el clima que se establece en los juegos y la relación de los primos. Así, si los hermanos pueden pasar tiempo juntos, acabarán ayudando a crear entre sus hijos una relación duradera, establece y libre de los conflictos cotidianos que a veces pueden llegar oscurecer la belleza de esta etapa y este momento.

Tal y como ocurre en la relación de personas especiales que se quieren, dicen que un primo ve la primera lágrima, atrapa la segunda y detiene la tercera.
Compartir

A medida que vamos cumpliendo años se despierta entre los primos una complicidad especial que se traduce en una permanencia emocional única. Sabemos que están ahí aunque no nos veamos, somos conscientes de que la distancia física no puede con un sentimiento y podemos apoyarnos y acudir los unos a los otros sin dudarlo.

Si esta relación está tan bien cimentada que puede llegar a durar toda la vida, convirtiéndose en una amistad maravillosa dentro del árbol familiar, una amistad que nos ayuda a dibujar una complicidad exquisita, un postre tan sabroso que endulza nuestras sonrisas (algunas de nostalgia, sí, pero sobre todo de felicidad). Felicidad que marca una vida y muchas etapas, felicidad que no puede reemplazarse y que nos hará siempre llevar dentro de nuestro corazón la belleza de tener a nuestros primos.

 

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com

Loading...