6 Secretos sobre criar a un buen niño según los expertos en Harvard

El deseo de todo padre es que sus hijos crezcan para ser mejores personas, incluso que ellos mismos.

En este artículo traemos para ti 6 consejos de los académicos de Harvard sobre cómo educar a tu hijo para ser amable, responsable y compasivo.

1. Enséñele a tu hijo a controlar sus emociones

La ira, la tristeza y la decepción pueden afectarnos como adultos, tanto como pueden afectar a nuestros hijos. Pero todavía podemos enseñar a nuestros niños lecciones sobre cómo lidiar con las emociones negativas y cómo no desperdiciar demasiada energía en ellas. Cuando tu hijo esté en un estado de calma, enséñales el siguiente truco: primero respirar profundamente a través de su nariz, luego a través de su boca, y contar hasta cinco. Si ves que tu hijo está preocupado por algo, recuérdale estos tres pasos y realícenlos juntos.

2. Habla con ellos sobre asumir la responsabilidad de sus acciones

Mamá y papá son los modelos que los niños usan como ejemplo a seguir. Habla con ellos sobre la moralidad y la idea de ayudarnos mutuamente y cuidar el mundo que nos rodea. Explica lo que significa asumir la responsabilidad de sus acciones. Y lo más importante de todo: No te olvides de comportarte de acuerdo con tus propias palabras y alentar a tu hijo a hacer cosas buenas.

3. Enséñale a tu hijo a ser compasivo y ayudar a los débiles

Es muy importante que tu hijo tenga la capacidad de sentir compasión no sólo por sus seres queridos y amigos, sino también por todos los que necesitan ayuda. Pídele que se imagine cómo se sentiría si fuera el nuevo chico en clase. Esta es una gran manera de hacerle pensar en estas cosas. Pero también habla con él sobre problemas más universales: ¿Qué puedes hacer por los niños que no tienen nada que comer? ¿Qué pasa con aquellos que no tienen una casa? Un padre puede hacer mucho para ayudar a su hijo a desarrollar un sentido de sus responsabilidades sociales.

4. Enséñale a tu hijo a ser agradecido

Es importante que tu hijo nunca se sienta demasiado tímido para reconocer que está agradecido por algo o alguien. Comienza con las pequeñas cosas. Por ejemplo, pídele que abrace y de las gracias a su abuela por los sabrosos platos que les hizo; Recuérdale que siempre diga gracias y mientras sea necesario, y que agradezca a ustedes, sus padres, por todo lo que hacen por él. La investigación ha demostrado que las personas que se atreven a expresar su gratitud son más felices y saludables que las que no lo hacen.

5. Enséñales lo que constituye un buen comportamiento e inculca tus valores familiares en ellos

La mayoría de los padres consideran con cierta reverencia los éxitos de sus hijos en la escuela o en el deporte. ¿Por qué no adoptar la misma actitud hacia su conducta ética? Es importante definir claramente los propios valores familiares y asegurarse de que tu hijo se adhiere a ellos tanto en palabra como en escritura. ¿Se comporta con respeto? ¿Mantiene sus promesas? ¿Cómo se comporta con sus compañeros o con aquellos que lo ha molestado? No te olvides que tu hijo recibe tus ejemplos.

6. Pasen más tiempo juntos

Si toda la comunicación que tienes con tu hijo se reduce a hablar de disciplina, entonces las cosas no conducirán a mucho éxito. Trata de construir una relación de confianza con tu hijo. Chatea con él; juega con él, pasen tiempo juntos, vayan de viaje a algún lugar, y, por supuesto, nunca te olvides de mostrarle lo mucho que lo amas. Todo esto lo ayudará a convertirse en un individuo sincero y amable que comprenderá lo que es el amor y el respeto y será capaz de compartir estos sentimientos con los demás que lo rodean.

 

Con información de: Aprendizajerecreativo.blogspot.mx

Fuente: http://vidaverdeweb.com
Loading...